Stories of Hope

See how organ, eye and tissue donation has healed lives.

Vanessa, beneficiaria de riñón

Vanessa tenía 21 años cuando se empezó a sentir mal. Ella trató de ignorar los síntomas y continúo con su vida cotidiana, pero pronto terminó en el hospital. Se enteró de que tenía síndrome de Goodpasture, una afección rara que ataca a los pulmones y los riñones. Vanessa recibió tratamiento para los pulmones pero los riñones habían recibido un daño permanente. Durante los próximos 11 años, Vanessa hizo malabares entre su trabajo a tiempo completo y los tratamientos diarios de diálisis. Cuando la diálisis dejó de funcionar, un trasplante de riñón se convirtió en la única oportunidad que tenía para vivir.

El padre de Vanessa, Gilbert, era un candidato perfecto para la donación en vida. Seis meses más tarde, a los 32 años de edad, Vanessa recibió su nuevo riñón. Inmediatamente se sintió mejor y ni Vanessa ni Gilbert sufrieron complicaciones durante el proceso de recuperación. En menos de dos meses, Vanessa estaba lista para retomar su vida y empezar a perseguir sus sueños.

Vanessa encontró el amor y un compañero de negocios el año siguiente a su trasplante. Conoció a su prometido, Ben, y abrió un restaurante exitoso, del que ambos son dueños. Como chef, Vanessa está parada muchas horas por día, algo que no podría haber hecho sin su trasplante. Su nuevo riñón también le permitió lograr algo que nunca creyó que podría ser posible: convertirse en la madre de una bebé saludable, Lisa Marie. La donación en vida de Gilbert a Vanessa fortaleció su vínculo, y Vanessa siempre estará agradecida por los cuidados que recibió de su familia y por el regalo de vida que recibió de su padre.

Registration takes less than a minute.

Still have questions?

Be socially responsible

95% of Americans are in favor of being a donor but only 58% are registered.
Help bridge the gap by sharing.